Cómo cuidar el coche en verano – Consejo Taller San Cristóbal en Tenerife

204bf8b0-7f0e-4c8e-a1a1-2be8c239decf

Cómo cuidar el coche en verano – Consejo Taller San Cristóbal en Tenerife

De la misma forma que preparamos el coche para el invierno, con la llegada del verano y las altas temperaturas también es necesario hacerle una puesta a punto. Asimismo, durante esta época del año aumentan los desplazamientos y viajes en coche, por lo que será imprescindible revisar tu coche antes de un viaje largo. Llevar a cabo el mantenimiento adecuado de tu vehículo te ahorrará más de un imprevisto, así como una importante cantidad de dinero que pueden generarte averías inesperadas. En este artículo te explicamos con detalle cómo cuidar el coche en verano

1

En primer lugar, cabe destacar que es necesario realizar revisiones periódicas a nuestro vehículo para prevenir posibles averías y problemas en cualquier parte de nuestro automóvil. Para ello, consulta el manual o en tu taller mecánico para que te recomiendan cada cuántos kilómetros o tiempo debes hacer una revisión. Te contamos en este otro artículo cómo hacer una revisión básica del coche.

2

Al llegar la época estival y las altas temperaturas, será imprescindible revisar los sistemas de refrigeración del vehículo para evitar que se caliente más de la cuenta y pueda derivar en graves problemas.

3

Asimismo, también será necesario llevar a cabo la puesta a punto del aire acondicionado o sistema de climatización, para poder hacer frente al calor cuando viajamos. Para ello, dirígete a tu taller mecánico para comprobar si es necesario recargar el gas refrigerante, que es el encargado de enfriar el vehículo mediante un circuito de compresión. En caso de que no funcione, te sugerimos consultar Por qué el aire acondicionado del coche no enfría donde encontrarás algunas posibles causas.

4

Los neumáticos serán otro de los elementos a los que mayor atención deberás prestar. Para ello, deberás comprobar que la presión sea la correcta (siempre deberá chequearse con el coche parado y en frío), así como también revisar que el desgaste no sea excesivo.

5

También deberás abrir el capó de tu coche y así chequear todos los líquidos: niveles de aceite, líquido de frenos, agua del limpiaparabrisas… Y es que estos pueden llegar a evaporarse debido al calor veraniego, por lo que deberás asegurarte de que están en los niveles apropiados.

6

A la hora de estacionar el vehículo, será recomendable que aparques a la sombra en la medida lo posible, ya que en ocasiones resulta imposible escoger estacionamiento. De esta forma, evitarás que el coche esté tan caliente cuando vuelvas a arrancar y también ayudarás a que la pintura y carrocería no se deterioren tanto por el sol.

7

De la misma forma, durante el verano se recomienda el uso de parasoles, que permitirán aminorar los efectos de los rayos solares. Esta pequeña acción resultará efectiva para reducir la temperatura interior del vehículo, así como evitar quemarnos con el volante al reemprender la marcha.

8

Durante el verano, aumentan los desplazamientos en coche, así como también los viajes largos por motivo de las vacaciones. Es por ello que te recomendamos preparar el coche antes de viajar y ahorrarte así imprevistos y disgustos.

  • Llevar a cabo un mantenimiento adecuado de tu vehículo te ahorrará muchos problemas.

 

¿Cómo hay que llevar las ruedas con el calor? – Consejo Taller San Cristóbal

¿Cómo hay que llevar las ruedas con el calor? – Consejo Taller San Cristóbal

  • Con el buen tiempo, los neumáticos alcanzan una mayor temperatura, sobre todo circulando rápido.
  • Si llevamos la presión demasiado baja, la banda de rodadura se calentará más todavía, algo que acortará su vida hasta en un 15%.

2e59c0de-4ebd-41ef-982d-c4d1e6ce3dc52e59c0de-4ebd-41ef-982d-c4d1e6ce3dc5

El calor va a acompañar a todos los españoles que disfruten de unos días de vacaciones en este verano. Poner a punto el coche ante la subida de las temperaturas es muy importe para prevenir cualquier accidente.

El calor afecta negativamente al rendimiento del  motor el cual pierde potencia a temperaturas altas.  Un tercio de los coches que acuden al taller en verano lo hacen por una avería en su sistema de aire acondicionado Para ello, es recomendable proteger el coche del sol y el calor.

El cuidado de los neumáticos también es muy importante antes de iniciar el viaje. Con el buen tiempo, los neumáticos alcanzan una mayor temperatura, sobre todo circulando rápido. Si llevamos la presión demasiado baja, la banda de rodadura se calentará más todavía, algo que acortará su vida hasta en un 15%. Por eso, antes de viajar hay que revisar la presión de las ruedas.

Los neumáticos son susceptibles de padecer problemas como consecuencia directa de las elevadas temperaturas del asfalto.  Al frenar las pastillas de freno rozan contra el disco, esto genera calor y en verano las temperaturas que alcanzan son todavía mayores. Además, debido al calor exterior, es más difícil su refrigeración. Estas circunstancias provocan que sea más fácil que los frenos se sobrecalienten.

La presión de inflado debe comprobarse estando los neumáticos fríos. Apriete bien los capuchones protectores de las válvulas y reemplácelos en caso de pérdida para impedir que haya escapes por la válvula. Compruebe también el asiento de la válvula. No hay que olvidarse de comprobar de vez en cuando la presión de la rueda de repuesto, ya que puede llevarse una sorpresa cuando la necesite. Por lo general, debe darse a la rueda de repuesto 0,5 bar más de presión.

Con calor, mejor hidratados y con ropa holgada 

Para los que vayan hacia el sur, pueden alcanzar temperaturas de más de 30 grados en el viaje. La primera recomendación es comenzar el viaje a primeras horas de la mañana para evitar las horas en las que el mercurio alcanza sus máximos.

Es importante llevar con nosotros bebidas refrescantes que nos calmen la sed para mantener una hidratación adecuada y no sufrir golpes de calor indeseados.

Si se tiene aire acondicionado lo mejor es encenderlo y si no, bajar las ventanillas y airear el vehículo. Lo más aconsejable es hacer una ‘paradita’ cada dos horas y hay que procurar aparcar a la sombra para que el coche no aumente su temperatura interior.

Para ir lo más cómodo posible es preferible llevar ropa holgada y zapatos frescos, aunque apretados al pie. Las gafas de sol son un elemento fundamental para evitar deslumbres mientras estamos en la carretera.